foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
-
El PRD está obligado a diseñar urgentemente una estrategia integral en la perspectiva de transformar las condiciones sociales y políticas actuales y construir una agenda vinculada a sociedad civil hacia las elecciones presidenciales del 2018, las doce elecciones para gobernador y una intermedia local en el 2016, así como las del 2017.Leer más

9 PUNTOS

XIV CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO DEL PRD SE REALIZARÁ DEL 17 AL 20 DE SEPTIEMBRE.

Leer más

Convocatoria

Convocatoria al XIV Congreso Nacional Extraordinario DEL PRD

Leer más

Congresistas

Congresistas al XIV Congreso Nacional Extraordinario DEL PRD

Leer más

Propuestas

Propuestas a modificar en el XIV Congreso Nacional Extraordinario DEL PRD

Leer más

 

Formulario de acceso

El PRD debe promover un amplio frente opositor legislativo. Con miras a las elecciones del 2016 y 2017 para enfrentar al PRI y su principal aliado el PVEM; el PRD en los términos estrictos de los resolutivos del XIV Congreso Nacional, “desarrollara las alianzas políticas, sociales, electorales y las coincidencias parlamentarias con otras fuerzas políticas orientadas, principalmente, hacia otros partidos de izquierda, hacia las múltiples organizaciones sociales, civiles y, especialmente, hacia todas y todos los ciudadanos que comparten una identidad democrática, libertaria, progresista e igualitaria, ello con el objetivo e impulsar el Programa del PRD y fomentar el avance de la izquierda en el país.

“Reafirmamos que en la perspectiva actual de nuestro Partido y en las de sus dirigentes nacionales, no existe propósito alguno de establecer alianzas electorales de carácter general ni con el Partido Acción Nacional ni con el Partido Revolucionario Institucional.

“Sólo en determinadas condiciones y para propósitos políticos específicos, se consideraran, excepcionalmente, alianzas electorales más amplias y más allá de la izquierda, pero en ninguna ocasión con el Partido Revolucionario Institucional.

“Nuestras alianzas electorales sólo podrán establecerse, a partir de que estén sostenidas en agendas legislativas y programas de gobierno que prioricen el interés superior del país y de la gente; que tengan carácter social, democrático y progresista, que sean de conocimiento público y que, invariablemente, sean avaladas por la dirección nacional del partido. En estas alianzas casuísticas se deberá considerar, especialmente, en qué medida se beneficiara la vida democrática del país, el avance en el bienestar de la población, el impacto en los propósitos del crecimiento del partido y de su constitución como sólida alternativa de gobierno.

“Igualmente, para este tipo de alianzas no deberemos perder de vista la necesidad de precipitar la alternancia de gobierno en aquellas entidades en donde se mantiene inalterable el régimen de partido cuasi único; la necesidad de debilitar el voto conservador y limitar el margen de maniobra política de la derecha.

“En todos los casos, la dirección del partido, a través del Comité Ejecutivo Nacional analizará y, en su caso, aprobará las alianzas electorales de carácter táctico, estableciendo las condiciones bajo las cuales éstas se podrán llevar a cabo.

“Articular y potenciar el trabajo y posición en función de definiciones políticas claras y de una agenda precisa en el ámbito parlamentario, desplegar nuestra política de alianzas priorizando a las fuerzas de izquierda y la articulación con la sociedad en su conjunto y los movimientos populares.”

En las alianzas debemos poner en el centro los programas y acciones de gobierno con lo que nos comprometemos ante y con la sociedad para que sean verificables y exigibles por los propios ciudadanos; y sean gobiernos eficientes, transparentes de conformación abierta a la sociedad que incluya perfiles ciudadanos idóneos y progresistas en las administraciones.

Los programas y planes de trabajo de los gobiernos de coalición deberán elaborarse con la participación de la sociedad civil y hacerse públicos.

Debemos exhortar a los gobiernos del PRD a que, de acuerdo con sus circunstancias, conformen gobiernos de coalición con un claro signo progresista y de izquierda.